Razones para no posponer la cirugía de reducción de senos

Razones para no posponer la cirugía de reducción de senos

 

En la gran mayoría de los casos, la cirugía plástica se realiza con fines estéticos. En otras palabras, este tipo de procedimientos se realizan con el objetivo de mejorar la apariencia física del paciente, por lo que pueden realizarse técnicamente a cualquier edad. Sin embargo, cuando se trata de la reducción de senos, lo más importante no es el objetivo estético. En muchos casos, las mujeres desean someterse al procedimiento para aliviar el dolor y la incomodidad que se asocia con los senos que tienen un volumen excesivo. La vida de la paciente puede verse afectada significativamente por este problema, y las molestias pueden ser tanto físicas como psicológicas. Esta es una de las razones por las que la cirugía de reducción de senos no debe posponerse.

Un tamaño excesivo de los senos contribuye a que la paciente tenga una postura corporal anormal y también dolor de espalda, cuello y hombros que es persistente. La cirugía de reducción de senos no debe posponerse cuando el impacto en la calidad de vida de la paciente es grave y se siente a diario. Si la paciente no puede realizar ciertas actividades físicas sin dolor o molestias intensas, generalmente significa que el procedimiento debe realizarse lo antes posible.

La reducción de senos se puede realizar en pacientes de hasta 14 años de edad, exactamente con el objetivo de ayudarles a evitar consecuencias a largo plazo que podrían llegar a ser permanentes. La reducción de senos hará que los senos sean más proporcionales al resto de sus cuerpos, pero también les permitirá estar físicamente activos, realizar actividades con facilidad y tener una postura corporal normal. 

Algunas pacientes desarrollan afecciones dermatológicas en el surco inframamario debido a la constante transpiración y fricción en la zona. No hay flujo de aire en el surco inframamario, y por lo tanto estas condiciones dermatológicas pueden ser difíciles e incluso imposibles de tratar. Si este es el caso, entonces la reducción de senos debe realizarse lo más pronto posible y no debe posponerse por más tiempo.

En términos generales, un cirujano plástico responsable y experimentado recomendará a las pacientes que se sometan a una cirugía plástica sólo después de que hayan alcanzado un peso normal y lo hayan mantenido durante seis meses o más y cuando sepan que no desean quedar embarazadas en el futuro. Las fluctuaciones de peso y los embarazos que ocurren después de la cirugía plástica pueden alterar los resultados estéticos. Por eso puede parecer extraño recomendar la reducción de senos a una paciente adolescente. Sin embargo, si el desarrollo del tejido mamario es extremo y la paciente se enfrenta a diferentes problemas médicos, es mejor reducir los senos lo antes posible, incluso si su apariencia puede verse afectada más adelante, cuando ocurra un embarazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *